Cuando llega el momento de preparar un viaje en familia, siempre surgen muchas preguntas: playa, montaña, ciudad, aguantarán bien un viaje en avión, mejor en coche, etc.. Si queremos viajar con los pequeños de la casa, hay que tener en cuenta sus necesidades según las edades de cada uno, aunque con las ideas de alojamiento que te doy a continuación, estoy segura que darás con la opción perfecta para vosotros:

 

 

  • Dormir dentro de un tipi indio.

Si hay una opción que no puedo dejar de mencionaros es sin duda esta, mi pasión por los tipis, convertida en hotel.

¿A qué pequeño, y no tan pequeño, no le gustaría pasar la noche dentro de un tipi en medio del bosque? Desde hace tiempo han proliferado muchos alojamientos de este tipo.

Nosotros tenemos pendiente, ahora que llega el buen tiempo, el Parc Medianbental de Gualba, a dormir en  unos de sus tipis gigantes y hacer lo que ellos mismos denominan como “Glamping”; que no es otra cosa que un camping con comodidades.

En este recinto te ofrecen tres tipos distintos de cabañas tipis, según tus necesidades ( tiendas para parejas, 4 personas, 6 personas o familiar) todo dentro del Parque Natural del Montseny.

A parte de este, hay varios sitios, sobre todo en Andalucía, como son el “Casa Bellla Teepees” en Granada, o el Tipi Camp en Barcelona.

 

 

  • Dormir en un vagón de tren.

Si tienes en casa un loco por los trenes, no lo dudes, éste es tu sitio.

En Vagón Rural, han rehabilitado antiguos trenes de los años 50 y los han convertido en un original alojamiento con todas las comodidades, situado en plena Huerta de Murcia. Todos los apartamentos disponen camas, lavabo, cocina, de WIFI, aire Acondicionado, calefacción, terraza de 200m y posibilidad de hacer barbacoas.

Una experiencia única.

 

 

  • Dormir en un iglú.

Este tipo de alojamiento solo es apto para los más frioleros y los amantes de Frozen.

Si hay un sitio ideal donde dormir dentro de un iglú, ese es la Laponia finlandesa, y más concreto, el pueblo de Papá Noel.  El Snowman World Iglu Hotel, está situado en el Centro Polar Ártico, y además de poder dormir dentro de una casa de hielo, podremos disfrutar de múltiples actividades en la nieve, toboganes de hielo, pista de patinaje..

Pero si buscas una opción más cercana ( y económica), el Hotel Iglu Andorra de Gran Valira, nos permite dormir en un iglú de 20 m aproximadamente y disfrutar de otras ventajas como el Spa y las múltiples actividades en la nieve que ofrecen, por un precio que ronda los 400 – 500 euros la noche.

 

 

  • Dormir en una casa en el árbol.

¿Quién no ha soñado de pequeño con tener una casa en un árbol como en las películas americanas?

Ahora puedes cumplir tu sueño (aunque sea por unas horas o días). Hay distintos tipos de cabañas, aunque si tus hijos son muy pequeños, vas a tener que esperar ya que no suelen ser recomendables para menores de 10 años.

 

 

  • Dormir en un circo

Uno de los circos más antiguos de nuestro país, el Circo Raluy, pone a tu disposición la experiencia única de dormir dentro de uno de sus carruajes del circo y además poder sentirte como uno más de la familia Raluy, accediendo a los ensayos y conociendo el funcionamiento del circo desde dentro.

El alojamiento se trata de un carruaje restaurado de 1939, que dispone de habitación con cama doble y posibilidad de añadir una cama supletoria, baño completo y sala de estar.

Sin duda, hará las delicias de cualquier pequeño.

 

Os habéis alojado en alguno de ellos? Hay alguno que no conocíais?

 

Espero que os haya gustado la selección y os hayamos dado ideas para las próximas vacaciones familiares.