Por desagracia, cada pocos meses nos encontramos con una noticia sobre el síndrome del niño sacudido en las televisiones y periódicos. Ayer mismo salió  que  habían condenado a un padre de Gran Canaria a dos años y medio de cárcel como autor de un delito de lesiones, además de tener que indemnizar a la madre con 330.000 euros, por haberle ocasionado lesiones permanentes a su hijo al haberlo sacudido.

La sentencia declara probado que el progenitor, el 25 de junio de 2013 , mientras se encontraba solo cuidando a su hijo de apenas 4 meses, ante los lloros insistentes de éste “lo zarandeó bruscamente en reiteradas ocasiones, con el fin de que cesara en el llanto” provocándole lesiones graves, entre las que destacan hemorragias intracraneales, hipoxia cerebral, estatus epiléptico, atrofia cerebral y fractura costal, que le han provocado unas secuelas permanentes como un retraso severo del desarrollo psicomotor que lo ha dejado incapacitado de por vida, lo que comúnmente llamamos “síndrome del bebé sacudido”.

 

 

Quién no ha tenido un bebé que no deja de llorar insistentemente? Una vez le has dado de comer, cambiado el pañal, paseado un rato y has probado todo lo que se te ha ocurrido, es normal desesperarse al ver que nada funciona y sigue llorando, pero NUNCA, NUNCA, BAJO NINGÚN CONCEPTO, hay que sacudir a un bebé, ya que se le pueden causar unas lesiones muy graves e irreversibles. Si llega el momento en que vemos que no podemos soportar más los llantos y no nos podemos controlar, lo mejor es separarnos un poco bebé, intentar calmarnos y llamar a alguien que venga a ayudarnos  (hay que recordar que nunca podemos dejar a un bebé sin supervisión) .

Aunque no lo parezca, este tipo de “accidentes” son mucho más comunes de lo que nos pensamos. La Asociación Española de Pediatría lo califica como de relativamente frecuente y calcula que en España lo padecen 100 de 450.000 bebés al año (datos de 2014). Pero vamos a ver en qué consiste.

Qué es el síndrome del bebé sacudido?

Se denomina así al tipo de maltrato infantil que consiste en sacudir o zarandear a tu bebé de forma violenta, provocando que su cabeza se mueva para atrás y para adelante bruscamente.

Es más normal en niños menores de 2 años, ya que es cuando tienen mayor desproporción entre el tamaño de la cabeza y del cuerpo y el tono muscular del cuello no puede soportar el peso y las oscilaciones de la cabeza producidas por las sacudidas.

 

 

Cuáles son los síntomas?

Los primeros síntomas que podemos encontrar y que nos hagan sospechar sobre lo que ha ocurrido son:  la falta de apetito, vómitos, el niño está más irritable de lo normal, aunque también existen unos síntomas que para nosotros no son visibles, pero sí para los médicos, como son el sangrado en cerebro y ojos o el daño en la médula espinal.

 

 

Qué lesiones puede provocar?

Solo unos segundos de zarandeo, pueden ser suficientes para provocar graves lesiones en nuestro hijo.

Las más comunes son hemorragias cerebrales, falta de oxígeno, desprendimiento de retina, ceguera y fracturas de costillas, lesiones que con el tiempo pueden desembocar en daños cerebrales permanentes como un retraso mental, parálisis cerebral y epilepsias, además de cegueras e incluso se está estudiando actualmente si en algunos casos puede desembocar en un futuro en un trastorno del espectro autista.

En el caso que además del zarandeo, el niño sea empujado a una superficie (suelo o sofá), las consecuencias pueden ser mucho peores.

Según la Asociación Española de Pediatría, 1 de cada 10 bebés que lo sufren, muere, por lo que no estamos hablando de unas lesiones sin importancia.

En Noviembre de 2017, el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, realizó un campaña junto a Mutua Madrileña para informar y prevenir a los padres acerca de este problema, ya que, a pesar de las graves lesiones que puede llegar a ocasionar, hay muchas gente que sigue sin ser consciente del peligro. Os dejamos el vídeo a continuación por si os habéis quedado con alguna duda y para que lo compartáis con todo el mundo, ya que como siempre, la información es poder y ojalá llega el día en que no tengamos que volver a leer una desagradable noticia relacionada con ello.